sábado, 14 de noviembre de 2015

Denuncian a APM Terminals por “minería ilegal” en la construcción de megapuerto en Limón



Directora de Geología y Minas dice que no tomarán ninguna acción por la denuncia y alega que su competencia se restringe al suelo continental

Por Javier Córdoba  11 noviembre, 2015
Las obras del nuevo megapuerto de APM Terminals ya muestran sus efectos en la bahía de Moín, donde por un lado el mar gana terreno a la costa y por el otro, el depósito de sedimentos hace más ancha la playa.
(Créditos: Foto: Allan Astorga)
Abogado Álvaro Sagot considera que Geología y Minas evade responsabilidad y considera que inacción de funcionarios podría desembocar en proceso penal.
APM Terminals asegura que cuenta con todos los permisos aprobados debidamente desde 2014.
La empresa APM Terminals fue denunciada por “minería ilegal” ante la Dirección de Geología y Minas por utilizar -sin una concesión minera- la arena del suelo marino en la construcción de una isla artificial para la nueva terminal de contenedores frente a las costas de Moín.
La denuncia fue presentada el 6 de octubre pasado por el geólogo y especialista en sedimentología, Allan Astorga, junto al abogado experto en temas ambientales, Álvaro Sagot, quienes a la fecha de esta publicación no habían recibido ninguna respuesta por parte de las autoridades de Geología y Minas.

Contenido Relacionado

Astorga y Sagot argumentan que la concesionaria del megapuerto está dragando material del sector noroeste de la bahía de Moín, para depositarlo como relleno en el sitio donde se deberá levantar el patio de contenedores de la terminal.
Afirman que APM debería contar con concesiones mineras para tomar el material del fondo marino y depositarlo en el sitio de construcción; acción que en su criterio es “minería” pues no se trata del aprovechamiento de un material de desecho del dragado que deben realizar, sino de un aprovechamiento y traslado de la arena de un lugar aparte de la zona en construcción.

La empresa APM Terminals respondió a las consultas de UNIVERSIDAD señalando que desde 2014 cuenta con “los permisos correspondientes otorgados por la autoridad competente para la construcción de la Terminal de Contenedores de Moín y todas las actividades que esta conlleva”.

“El estudio de impacto ambiental debidamente aprobado en diciembre de 2014 por SETENA, autoridad competente; avala el dragado y construcción que se lleva a cabo en Moín. Estas obras avanzan conforme al cronograma igualmente aprobado por SETENA”, añade la contestación remitida por medio del encargado de prensa, Freddy Serrano.
Por su parte, la directora de Geología y Minas, Ileana Boschini, respondió que la entidad que ella dirige no tiene la facultad de otorgar concesiones mineras en las playas o el fondo marino y descartó que APM Terminals tenga algún tipo de concesión minera aprobada.

¿Es minería?

En un documento técnico que Astorga elaboró para sustentar la denuncia, asegura que en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de este proyecto se identificaron 11 “puntos de dragado” de donde saldría el material arenoso de relleno para la construcción de la obra.

“En todo caso, es importante tener claro que, según lo que establece el Código de Minería, cada uno de los 11 “puntos de extracción” minera propuestos, debió haber cumplido, individualmente, con una solicitud de concesión minera y una evaluación de impacto ambiental”, señala Astorga.

Sin embargo, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) no requirió a APM Terminals ninguna información adicional sobre el impacto que tendrían estos “puntos de dragado” ni el impacto que tendría la actividad sobre ellos en el ambiente.

Según Astorga, la actividad de extracción en estos puntos constituye “minería”, pues el material extraído no es un “desecho” del dragado que tiene que hacer la empresa para obtener la profundidad adecuada para que puedan pasar los barcos, sino que es explotado de sitios que están apartados de la zona de construcción.

“Finalmente, es importante destacar que el hecho de que la extracción minera se realice en un fondo marino, no significa que por eso, no debería realizar un detallado y completo Estudio de Impacto Ambiental conforme lo establece el Código de Minería de Costa Rica. Se debe recordar que más bien, el hecho de que se realice una explotación minera submarina podría producir una serie de cadenas de impacto ambiental negativos y significativos, más grandes e importantes que el equivalente de un proyecto minero de extracción de agregados en el continente o en ambiente subaérico”, añade Astorga en su informe.

Consultada sobre este punto, la empresa APM Terminals indicó que los 11 puntos identificados en un mapa aportado en el Estudio de Impacto Ambiental corresponden a sitios donde se realizaron pruebas de granulometría y otros necesarios para determinar el área de dragado, pese a que en ese mapa son denominados expresamente “puntos de dragado”.

“El  mapa de los 11 puntos no debe confundirse con el área de dragado, la cual  también consta en el estudio de impacto ambiental y fue debidamente aprobada por SETENA”, dice la respuesta de la empresa a UNIVERSIDAD.
Pero en el reporte técnico elaborado por Astorga tras una visita al sitio el pasado 5 de agosto, el geólogo reporta que la actividad del barco de draga se realiza no sobre los puntos indicados, sino sobre una “franja” ubicada al noroeste de la bahía.

“El día en que se realizó la observación se pudo verificar que el barco realizó dos recorridos completos para recoger el material. Esta labor, se tardó aproximadamente dos horas. Una vez completa la carga de material minero, el barco se desplaza hacia el sitio de disposición”, señala el informe entregado a la Dirección de Geología y Minas.

El sitio de disposición se encuentra ubicado hacia el este de los puntos de extracción, después del dique que la empresa ya construyó en la bahía de Moín, donde la arena servirá de relleno para el patio de contendores, una vez cercada con las piedras basálticas angulares de gran tamaño que deben ir dando forma a la isla artificial.

“La “piscina” la van a rellenar con material de préstamo, la mitad con el dragado. Una cosa es dragar que es sobrante (que se considera razonable que aprovechen lo que draguen) y otra es ir a un sitio y sacar el material para depositarlo en otro lugar”, insistió.

El geólogo estima que los de 2 millones de metros cúbicos que, según el Estudio de Impacto Ambiental, se extraerían como “material de préstamo”, tienen un valor comercial de unos $100 millones.

Pero para Astorga, lo más preocupante de esta actividad es el impacto ambiental que genera por la sedimentación que provoca y que no fue debidamente evaluado.

“El proyecto está en construcción, lo mínimo que puede hacer el gobierno es poner un sistema de control ambiental que garantice a todos los ciudadanos mejores medidas ambientales, no que haya un regente una vez al mes”, advirtió.
En la denuncia presentada hace más de un mes, Astorga y Sagot solicitan como medida cautelar “la suspensión inmediata de las labores de extracción minera frente a las costas de Moín, hasta tanto se resuelva en todos sus alcances la presente denuncia”.


28 agosto, 2013: Terminal de contenedores enlodará el Caribe, según estudio de Impacto ambiental

Durante la construcción de la nueva terminal de contenedores en Moín, frente a las costas de Limón, se arrojarán 10 millones de metros cúbicos
Durante la construcción de la nueva terminal de contenedores en Moín, frente a las costas de Limón, se arrojarán 10 millones de metros cúbicos de lodo marino sobre un “botadero” en mar abierto que dejará el material a expensas de las corrientes marinas que viajan de norte a sur.

Si la cantidad de lodo que se lanzará sobre el Mar Caribe, se colocara en un terreno de 1 hectárea, la montaña de material tendría una altura de 1 kilómetro.

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado por la concesionaria APM Terminals, a la Secretaria Técnica Nacional Ambiental (Setena), detalla que esos lodos marinos provendrán de una gigantesca operación de dragado que la firma efectuará frente a las costas de Moín, para ampliar el calado del fondo marino.

Actualmente en esa zona la profundidad del suelo marino es de 10 metros y se requiere quitar material hasta llevarlo a una profundidad de 18 metros, para permitir el ingreso de buques de transporte de mayor envergadura.

Según los estudios realizados por la firma ATM Terminals, el material proveniente de ese dragado no es apto para aplicar al relleno y construcción de las 78 hectáreas de puerto, patio de contenedores y oficinas previstas en el proyecto.

El “botadero” sobre el mar funcionará bajo el único argumento de ser el sitio que se utilizó para depositar desechos en obras anteriores, pese a que el propio estudio reconoce que se trata de una zona rica en especies marinas, que se verían afectadas por este material en suspensión enturbiará las aguas.

Dentro de la zona de mayor impacto directo del proyecto se encuentra la Isla de los Pájaros ubicada frente a las costas de Moín y según uno de los mapas que aporta el estudio de APM Terminals, el sitio de lanzamiento y la pluma de dispersión de esos lodos se ubica en mar abierto, muy cerca de la isla Uvita.

Para el biólogo y especialista en estudios de impacto ambiental, Freddy Pacheco, los documentos aportados por el concesionario no detallan los elementos técnicos que serían necesarios para evaluar científicamente el impacto ambiental que producirá el proyecto.

“En este estudio de impacto ambiental no existe un detalle de la forma en que van a mitigar el daño al ambiente, solo se detalla de dónde se sacará material y dónde se va a arrojar al mar”, explicó Pacheco.

El gerente general de APM Terminals, Rogelio Douglas, señaló que la elección de construir la nueva terminal de contenedores en el mar fue de del Gobierno.

Douglas alegó que toda obra de construcción provoca impactos ambientales y no quiso detallar la estrategia que utilizarán para mitigar los daños al ambiente, hasta que la Setena concluya el análisis del Estudio de Impacto Ambiental presentado por el concesionario.

“Lamentablemente no te puedo describir en detalle las acciones que vamos a tomar para mitigar el impacto ambiental porque la Setena está revisando en este momento nuestra propuesta y no queremos hablar antes de que ellos se pronuncien”, expresó Douglas. (Vea entrevista aparte).

MUCHO LODO

La construcción de la nueva terminal de contenedores de Moín, a cargo de APM Terminals, será un proceso dividido en tres fases a lo largo de los 33 años de concesión de la obra, iniciando con la construcción del muelle que tendrá 40 hectáreas y en el que se tardarán 3 años.

En esta primera etapa, la empresa tendrá que dragar  5,5 millones de metros cúbicos del fondo marino, que según el propio estudio, consta de una capa superficial de 4 metros de “arena oscura limosa y arena pobremente gradada”, bajo la cual se encuentra otra capa de “sedimentos de grano fino” de arena arcillosa, con unos 40 metros de profundidad.
“En el proyecto de la TCM, debido a que no todo el sedimento es apto para ser usado como relleno, un porcentaje importante irá a un botadero utilizado previamente en otros proyectos”, dice el EIA.

Este “botadero” ubicado frente a las costas de Limón es motivo de preocupación para expertos, ambientalistas y ciudadanos, quienes temen grandes impactos en la vida marina de toda la costa Caribe Sur del país.

Al séptimo año se construirá la segunda etapa de 18,3 hectáreas para la que se dragarán 2,5 millones de metros cúbicos. Al menos seis meses antes de que termine la concesión, se debe tener construida la tercera fase de 20,3 hectáreas, para la que se deben dragar 2,7 millones de metros cúbicos más.

En total, a lo largo de los 33 años de la concesión se levantarán y depositarán en el suelo marino más de 10,7 millones de metros cúbicos de este material sin utilidad para las construcciones.

El geólogo especialista en sedimentología y evaluación ambiental, Allan Astorga, explicó que este material es ligero y se mantendría en suspensión durante un buen tiempo, a merced de una corriente marina que el propio EIA describe.
Esta corriente corre con dirección al sureste (paralelo a la costa) a una velocidad de 0,5 metros por segundo, y según se reconoce en el documento, el sedimento entraría “al área de corales y de pesca de pargo”.

“En general, los sedimentos en el agua alterarían la vida de individuos y comunidades de los diferentes nichos de la vida marina presentes en el lugar, como lo son: el plancton, el bentos, los corales, los peces, las tortugas, los cetáceos y las aves marinas a través de sus presas. El efecto específico del sedimento puede darse, ya sea por consumir oxígeno disuelto bajando sus cantidades disponible o aumentar la turbidez del agua (…)”, dice el EIA.

Para el biólogo Freddy Pacheco, la ausencia de datos claves en el EIA no permite sacar conclusiones sólidas sobre el impacto que provocarán los grandes movimientos de material dragado o importado, sobre los ecosistemas incluidos en el área de influencia indirecta.

El abogado ambientalista, Álvaro Sagot, consideró que este “botadero” de material requiere por sí solo de un EIA separado, como sucedería con un relleno sanitario en tierra; y aseguró que los impactos son mucho mayores que los que tiene la pesca de arrastre, recientemente prohibida en el país por la Sala Constitucional, dado el grado de destrucción de la vida marina que provoca.

“No se está considerando que en esa zona de la costa los acuíferos marinos están a flor de piel y se les podría provocar daños irreversibles. Depositar 10 millones de metros cúbicos en el mar es simplemente inmanejable, no hay medidas de mitigación para esto”, afirmó Sagot.

OMITE PROTECCIÓN A TORTUGAS

El estudio de impacto ambiental tiene un capítulo dedicado al “ambiente biológico” en donde se describen los diferentes ambientes de la fauna y flora terrestre y marina de las zonas aledañas al proyecto de la nueva terminal, como Moín, Isla Pájaros, Isla Uvita y Portete.

Una revisión de los capítulos VII y VIII revela un trabajo descriptivo del estado actual del ambiente pero no contempla propuestas de mitigación y compensación concretas para los daños que provocará la construcción de las 78 hectáreas de la nueva terminal.

Para el biólogo Freddy Pacheco, el EIA presentado por el concesionario no cumple con el objetivo de predecir, evaluar y mitigar el impacto ambiental sobre las tortugas marinas del lugar, “es el peor homenaje a Jairo Mora que se puede hacer”, expresó.

200 CAMIONES AL DIA

Astorga criticó el diseño y la ubicación de esta terminal, pues afirma que se pudo hacer sobre un sustrato más sólido en lugar de levantar millones de metros cúbicos de un material que no tiene utilidad y en una zona donde se requiere dragar mucho para alcanzar la profundidad adecuada.

El exsecretario general de Setena añadió que este puerto debe ser considerado como un “megaproyecto” por sus dimensiones e impactos, por lo que cada uno de sus componentes (empezando por el plantel de los camiones y el campamento en la costa para los trabajadores) requería de un EIA por separado.

Para Astorga, el EIA de esta terminal de contenedores carece de medidas concretas para mitigar sus impactos, como es el caso de los 137.000 viajes de camiones de transporte de material que afectarán la ruta 32.

Para los casi 200 camiones diarios que por 24 meses tomarán la principal vía de acceso a Limón, el EIA solo propone programar las entregas fuera de las “horas pico”, pero sin detallar cómo se distribuirán las entregas fuera de esas franjas horarias.

1 comentario:

  1. Gracias por difundirlo, María... Es impresionante cómo no hay la menor cordura en este mega-desastre!! Su enormidad es una medida de gigantesca falta de amor patrio...

    ResponderEliminar